26 marzo 2020

CÓMO CONVERTIR UN LIBRO GENIAL, EN MORTADELA


Cuarentena mediante, me encontré con la “versión yanky” de la película EL SECRETO DE SUS OJOS. A mí me gustó mucho la película, y leí con verdadero placer el libro de Sacheri, que es aún mejor que la película.



Inmediatamente, se me generó la inquietud… cómo irán a tratar el trasfondo político los yankis... la actuación de la Triple A, la dictadura militar, la complicidad de la justicia…
Me parecía que tanto el libro de Sacheri (bastante diferente de la película), como la película de Campanella… son muy argentinas, y que iba a ser complicado “traducir” eso a la idiosincrasia norteamericana.

 (En este mismo momento, los que no quieren enterarse de qué viene la película yanky, retírense, así no me acusan de spoilear o no sé qué.) Después no digan que no  les avisé… 

Con esa expectativa, me puse a ver la película yanky… Y no me equivoqué: hicieron una película de mierda, HORRIBLE.

Le cambiaron el título. Se llama SECRETOS DE UNA OBSESIÓN. 


Darín es negro y en vez de ser prosecretario de un juzgado, y posteriormente jubilado y escritor… es policía del FBI y nunca escritor, nunca  jubilado... solo se fue del FBI para dedicarse a la “actividad privada”

  
El actor  se llama Chiwetel Ejiofor… y sobreactúa un montón.
    
Rago es mujer… y es Julia Roberts, que en vez de la esposa, le matan la hija adolescente… y en vez de trabajar en un banco, también es policía del FBI. Y es amiga del Darín negro. Muy amiga.











Soledad Villamil, que en la peli argentina empieza siendo secretaria del juez Fortuna, es Nicole Kidman… que entra como ayudante del fiscal.
  

El personaje TAN importante de Francella (Pablo Sandoval), está desdibujado, en un tal Bumpy, que carece de atractivo. Hace el chiste de atender el teléfono diciendo “tratamiento de disfunción eréctil…” en vez de  “banco de esperma…”


No es alcohólico… No muere a manos de nadie… no se hace pasar por Darín ni es asesinado por la Tripe A protegiendo a su amigo… Es otro policía, ladero del negro Darín, pero sin ninguno de los componentes que hacen del personaje de Pablo Sandoval, un hallazgo en nuestra peli.

Otro desperdicio es el juez Fortuna Lacalle,  un personaje que te hace emputecer, que representa TAN bien a los funcionarios judiciales…


No es casual que Sacheri relate con tanta precisión el medioambiente tribunalicio. Trabajó efectivamente en Tribunales y vivía en Castelar, así que en el libro te pinta la zona, el tren Sarmiento… todo con una precisión fotográfica.

Fortuna Lacalle es el típico personaje de la Justicia: un ser mediocre, con una gran firma presuntuosa, llena de firuletes, que se quiere sacar de encima la mayor cantidad de causas, sean homicidios, hurtos o delitos gravísimos… ni siquiera es un hijo de puta, es sólo un imbécil con ínfulas. Sacheri lo retrata impecablemente. En la película el personaje queda bien logrado.

En la peli yanky, lo reemplazan por un fiscal corrupto… casualmente de apellido Morales (como se llama el personaje de Rago en la peli nuestra)… que como su apellido latino lo indica, no vale un carajo.


El personaje de Romano, el otro prosecretario del juzgado de Fortuna… el enemigo de Darín, (el que Darín hace echar del juzgado por torturar a los dos albañiles, para que se hagan cargo del crimen de Liliana Colotto)…el que recluta a Isidoro Gomez para la Triple A, en la peli yanky es un oscuro compañero del FBI, interpretado por Doug de House of Cards… que es un provocador gratis.



 Tampoco tiene la gracia nefasta de Romano, ni su regodeo con la impunidad, que lo hace tan odioso.
Encima, es el que muere… en un tiroteo de lo más traído de los pelos… (cuando ví el tiroteo pensé… acá  lo hacen boleta a Bumpy (el Francella yanky)… y no, el que muere es el maldito Romano… para el esquema yanky, tiene que morir el malo, no el bueno.

El “contexto político” es infinitamente diferente. Ellos están en 2002, a meses del atentado de las torres,  la tele muestra a los terroristas islámicos asesinando periodistas frente a las cámaras… nombran Afganistán…
La pobre chica, hija de Julia Roberts aparece muerta en un contenedor de basura, al lado de una mezquita… e Isidoro Gomez viene a ser un infiltrado del FBI en esa mezquita… o sea, la mata y la deja bien cerca…  un bodrio cualquiera. Totalmente traído de los pelos.


En el libro de Sacheri, está muy elaborado el tema del amor largo y no correspondido que Isidoro Gomez sentía por Liliana Colotto. Ambos son de Tucumán… Ella se va del pueblo y poco después, Isidoro Gomez se entera que ella se había casado… Se pone como loco… 

Todo esto se sabe a partir del  pedido de Rago a su suegro, que le saque información a la madre de Isidoro Gomez, que eran vecinos… averiguan que estaba mal, que se pasaba el día tirado en la cama mirando el techo y que al final se fue a Buenos Aires.  
A buscarla. A matarla.

Si bien eso no está bien  explorado en la película de Campanella, está claro. Son del mismo pueblo, se conocen desde chicos. Él la mira intensamente en todas las fotos. Siempre cerca de ella.
Por eso Benjamín Espósito (Darín) lo encuentra figurita repetida en las fotos de Liliana Colotto que le muestra Rago. Lo ve en muchas fotos, en fiestas familiares, en los 15 de ella, en asados…  siempre con esa mirada… dedicada a la chica que adora y desea sin esperanzas.

En la película yanky el asesino la ve una sola vez en un picnic policial… y hay una foto (sólo una) donde el tipo aparece mirándola. Ese único dato lo convierte en sospechoso.
Desvirtúan tremendamente el sentido del libro de Sacheri: el personaje de Benjamín Espósito (Darín) se conmueve ante el dolor de Ricardo Morales (Rago), ese dolor mudo.


Dice el libro:

Mientras nos apretujábamos con Báez y el flamante viudo en la cocinita   del banco, pensé que la vida era una cosa rara. Me sentía triste, pero, ¿qué   era, exactamente, lo que me ponía así de triste? Difícilmente fueran el   aturdimiento, la palidez, los ojos abiertos y a la deriva de ese muchacho al que   Báez acababa de decirle que veníamos a comunicarle que la esposa había sido   asesinada en su casa. Tampoco el dolor de ese chico. Uno no ve el dolor. No   puede verlo, sencillamente porque el dolor no se ve, en ninguna circunstancia.   Pueden verse, cuanto mucho, algunos de sus mínimos signos exteriores. Pero esos   signos siempre me han parecido máscaras antes que síntomas. ¿Cómo puede expresar   el hombre la angustia atroz de su alma? ¿Llorando a chorros y dando alaridos?   ¿Balbuceando unas palabras inconexas? ¿Gimiendo? ¿Soltando unas pocas lágrimas?   Yo sentía que todas esas muestras posibles de dolor eran solo capaces de   insultar a ese dolor, de menospreciarlo, de profanarlo, de colocarlo a la altura   de muestras gratis. 

 Mientras contemplaba el rostro aterido del muchacho, y escuchaba lo que   le decía Báez acerca de un reconocimiento en la morgue, creí entender que lo que  a veces nos conmueve del dolor ajeno es el temor atávico de que ese dolor nos   transite a nosotros. En 1968 yo llevaba tres años de casado y creía o prefería   creer, o deseaba fervientemente creer, o intentaba desesperadamente creer que   estaba enamorado de mi esposa. Y mientras contemplaba ese cuerpo derrumbado en   un banquito estropeado, esos ojos pequeños y fijos en la llama azul de la   hornilla, esa corbata de nudo estrecho que caía como una plomada entre las   piernas abiertas, esas manos crispadas en las sienes, me ponía en el lugar de   ese hombre mutilado que se había quedado sin vida y me horrorizaba por eso. 

Es un asunto de empatía pura. 
Es dolor de segunda mano. No conoció a Liliana Colotto, pero sus ojos muertos lo golpean. No conocía a Ricardo Morales, pero no puede dejar de sentir su dolor. Quiere darle un cierre a ese hombre que monta guardia tenazmente en las estaciones de trenes para ver si pasa Isidoro Gomez. Porque sí, como respuesta al dolor de Morales, por humanidad.

El Darín negro conoce, es amigo, trabajan juntos con Julia Roberts. Conoció a su hija que era hermosa y  encantadora, compartieron fiestas y charlas. Se burlaban las dos de él porque estaba enamorado de Nicole Kidman… El dolor de Julia Roberts ante el hallazgo del cadáver de su hija, es cualquier cosa menos mudo.

Así es como ocurre algo que me disgusta profundamente de la película yanky…

Es tan bruta la subestimación, el menosprecio que tiene la industria de  Hollywood hacia sus espectadores, que le mastican, tragan y regurgitan los contenidos… no les dejan nada para pensar ni sentir, se lo dan todo explicado, sentido y sobreactuado.

Para mostrar el dolor y aumentarlo, necesitan  la culpa. Así que generan conversaciones donde todo se expresa…  Que el negro Darín se iba a encontrar ese día con la chica, para comprar una torta, para un cumpleaños sorpresa de la madre… una sanata pelotudísima… encima no pudo ir y la chica quedó esperándolo, cuando justo justo la agarró el asesino violador.  Así le pueden agregar culpa al dolor.

Lo mismo hacen con la madre. Parece que no es suficiente dolor la pérdida de un hijo, necesitaron explicar la culpa de la madre por haber llevado a la chica a ese picnic donde el violador asesino la conoció… la chica no tenía ganas de ir y ella la obligó. Minimizaron todo y termina siendo un capítulo de La ley y el orden…

Para esta gente de la industria hollywoodense,  no existe la empatía… eso que uno siente, como espejo… el dolor de otro. No les resulta factible. Tiene que haber un interés para que les mueva el dolor…

Me hicieron acordar  de la oportunidad donde un  periodista yanky  le preguntó a  Fidel Castro qué intereses tenían en el Congo, en Angola, en Sudáfrica… qué ganaban metiéndose en ese conflicto…  Y Fidel le respondió con simpleza… solidaridad… ayudar a los africanos a alcanzar su libertad, ayudar a esos pueblos a terminar con el apartheid… que es algo ofensivo para la humanidad…

El yanky sólo podía entender que Cuba se involucrara si mediaba algún interés económico, para llevarse algo…

Esto es lo mismo. Tienen que justificar el dolor. Y explicarlo. Y gritarlo. Porque pareciera que se dirigen a un público torpe que no puede arribar a sus propias conclusiones, un millón de Homeros Simpsons, incapaces de captar sutilezas.

Sigamos:
En la peli argentina, son de Chivilcoy, y Morales habla por teléfono con la madre de Isidoro… así es que Benjamín Espósito (Darín) y Sandoval (Francella) hacen un allanamiento ilegal de la casa de la madre de Isidoro Gomez, a ver si pueden encontrarlo… 
Sandoval se roba unas cartas que Isidoro Gomez le manda a su madre, donde después de mucho analizar, se dan cuenta que los apellidos que menciona son jugadores de Racing… y ahí, gracias a  los borrachines amigos de Sandoval, descubren su pasión.

En la peli yanky… el allanamiento ilegal lo hacen en la casa de una stripper!! que es novia del Isidoro Gomez yanky… lo que roban de la casa no son cartas sino un cómic!! dibujado por el tipo… donde están algunas referencias a los Dodgers… de ahí sacan “la pasión”… qué querés que te diga… remil forzado.

No hay Triple A que suelte al asesino… no hay la sensación de opresión de subir en el mismo ascensor con Isidoro Gomez de la Triple A, que juega en tus narices con un arma… no hay exilio del Darín negro…


Hay un ir y venir en el tiempo, sólo referenciado por unas pocas canas del Darín negro, cambio del largo de pelo de Kidman… pelados, con pelo y sin pelo…

Respetaron los gags… los detalles graciosos como el susto que Francella le provoca a Darín cuando están allanando ilegalmente la casa de la vieja… o la patada al perrito…

En el libro de Sacheri, Isidoro Gomez cae preso por un incidente con un guarda de tren… por no pagar el boleto y la escena de la indagatoria es con Sandoval (Francella), no con Irene… Está muy buena la situación en el libro porque Sandoval está borracho y Benjamín Espósito no entiende qué quiere hacer… y se desespera… pero Sandoval lo hace entrar por el tubo a Isidoro Gomez y lo lleva a confesar.

En la película argentina, Gomez cae preso porque lo van a buscar a la cancha… se justifica plenamente el cambio de escenario porque la escena de la cancha es genial. 
Darín interroga a Isidoro Gomez, y no está Francella, sino Villamil… que se da cuenta que Gomez le mira las lolas… y lo menosprecia, le dice que tiene brazos de fideo y un maní quemado como pene. Gomez pela su miembro y confiesa brutalmente.

En la película yanky respetan bastante la escena de la indagatoria, pero por supuesto que la pacatería yanky JAMÁS te va a mostrar el pene del tipo.  Y la escena casi fracasa. Casi.

Benjamín Espósito, lo busca a Morales en la estación de Once, donde sigue haciendo guardia buscando el rostro de Gomez, y le avisa que lo tienen preso.

La escena paralela a esta, sería una donde el Darín negro la encuentra a Julia Roberts sentada en un banco frente a la mezquita… donde el Isidoro Gomez yanqui labura de infiltrado… un bodrio intragable.

En la peli yanky, ya fracasando irremediablemente en encontrar los paralelismos, a Gomez lo duplican, ellos se confunden y siguen a otro que se le parece pero no tanto, y sostienen que se hizo cirugías…

Hay un montón de escenas donde charlan el trío yanky: el Darín negro, Nicole Kidman y Julia Roberts… en nuestra peli, Rago ni se conocía con Villamil. Ni falta que hizo.


En la peli nuestra, Darín descubre que Rago tiene al tipo enjaulado. La contundencia de la frase “usted dijo perpetua”… queda perdida en la nada, porque el Darín negro jamás tuvo una conversación con Julia Roberts respecto de cuánta pena le correspondería al asesino… porque ambos son policías… y eso está sobreentendido. 
Además porque ellos sí tienen pena de muerte.

Así que la escena que golpea el estómago entre Darín y Rago… está totalmente perdida y desdibujada.

Encima le dan un giro horrible al final… le cambian el sentido.

El negro Darín descubre que Julia Roberts tiene al tipo enjaulado… Ella dice “le corresponde perpetua”… Darín negro le contesta “a él… a vos no…” y le deja un revolver ahí, y se va afuera a cavar un pozo con una pala… se escucha el tiro… y sigue cavando. THE END.

En nuestra película, Rago necesita que Isidoro Gomez viva largamente en la nada… 
Ese es el sentido. 
Rago condena a Isidoro Gomez a una larga vida llena de nada. La misma nada a la que quedó condenado Rago cuando fue privado del amor de su vida. 
No hay final feliz ni esperanzador. 
Perpetua es perpetua. Perpetua para Gomez, perpetua para Rago.

Ese amor sin esperanzas, pero principalmente sin huevos…  de Benjamín Espósito por Irene Menendez Hastings… está claramente impregnando las interacciones entre ambos. Nuestra Irene no es inalcanzable, le vive dando el pié, abriendo espacios… y el tipo no se anima… es un amor sin esperanzas porque él no se anima.



En la película yanky, no hay tales sutilezas… todos bardean al Darín negro por ese amor manifiesto que la helada y distante Nicole Kidman nunca va a retribuir. No hay sutileza, sólo un festival de miradas unos segundos más largas de lo conveniente… que pueden confundirse con cualquier cosa… desconcierto… calentura… y, para rematarla, hacen aparecer a un tipo, que viene a ser el marido bianudo de ella que los encuentra en situación extraña,  y manda una frase horrible: por fin… porque lleva 12 años acá en el medio… algo así. Absolutamente innecesario. Absolutamente burdo.

No hay sutilezas como la Remington que no marcaba la letra A… ni el  tema de la puerta que Irene deja abierta o cierra definiendo los límites de la intimidad… no hay un escritor renegando con las palabras, ni un hombre solitario haciendo cumplir la condena en silencio y soledad, al asesino que le mató al amor de su vida.

Me enredé un poco en las diferencias , porque en realidad estamos comparando tres cosas: el libro de Sacheri, la película de Campanella y la porquería yanky…

Podría seguir profundizando, pero voy redondeando: la moraleja es que Hollywood se tiene que dedicar a lo que hace bien… películas de acción, con autos que explotan y personas que quedan agarradas del dedo meñique a las patas de un helicóptero en vuelo y que después pelean con el piloto en el techo del helicóptero que sigue volando… 

Películas donde mueren todos los malos y ganan los buenos, y el héroe le da un tremendo beso a la chica, frente a una multitud que aplaude…

Que hagan Batman, que la hacen bárbaro…  (a nosotros, nos sale Juan Carlos Batman)

Las sutilezas y las profundidades son incómodas para la industria del Hollywood… y no saben hacerlo.

Ya sabemos que todo lo que Hollywood toca, lo convierte en mortadela.

.................................................... 









21 marzo 2017

ROZITCHNER Y LA ALTURA

Recién escuchaba a Roberto Caballero por la radio, hablando de Rozitchner y las preocupaciones del “filósofo presidencial”…



 Debo admitir que, en honor y por respeto a Don León, el padre de esta criatura… trato de ignorarlo… intento no prestarle mucha atención, porque me da lástima… León me da lástima… tener un hijo tan pelotudo…  pero esta vuelta, por culpa de Caballero,  no he podido evitarlo y tuve que ir a leer lo que dijo en la entrevista que le hizo Clarín.


El tipo tiene un despacho en la Rosada. ¿Se acuerdan que CAMBIEMOS se presentaba como la revolución de la alegría? Bueno, el propio Rozitchner dictaba un Taller de Entusiasmo para funcionarios de un gobierno que ya había incorporado a un “experto en felicidad” a sus reuniones de gabinete… se acuerdan? (vean acá si no se acuerdan:  
http://www.lapoliticaonline.com/nota/97179/)



Lo más lindo fue cuando el FILÓSOFO dijo que …  (suenen trompetas, trombones, saxofones y oboes)


Bueno, no los voy a obligar a leer la nota de Clarín porque van a querer sacarse los ojos con un pelapapas… y necesito los ojos de ustedes para que sigan leyendo este blog… así que intentaré transmitirles lo que Rozitchner afirma:

Que no importa si Mau no sabe cuánto gana un jubilado 

Que Legrand es “un poco populista”… 

Que está verdaderamente preocupado de que el país no esté a la altura de las decisiones (de Macri). Porque el cambio que eligieron es difícil y teme que se asusten ante las dificultadessssss

Que la sociedad debe decidir "si tiene capacidad de pagar los precios de la evolución y el cambio"

Que Macri tiene “un nivel de sinceridad, de transparencia y de verdad que nunca se había visto en la Argentina. Celebro que por fin haya aparecido una cosa así entre nosotros") (dice mientras eyacula)

Que hay un sector “minoritario”: el   kirchnerismo… que tiene interés político!!!!…  (puaj! Pis! Caca!!…) y que le temen a la cárcel…

Que "Hay un sector que no es kirchnerista, que es peronista populista, que está tratando de desestabilizar al gobierno, porque esa es la mejor tradición peronista: si no gobernamos nosotros no gobierna nadie”. 

Lo de “peronista populista” me hizo acordar a la película “No habrá más penas ni olvido”, cuando el personaje de Rodolfo Ranni (policía de pueblo) decía que el Mateo era “marxista comunista”… O un informe de inteligencia que ví una vez, que describía a un ciudadano como “fidelista castrista” (Sí, de Fidel)

Parece que el tipo piensa (hmm… bueno… “piensa” es una forma de llamar a lo que hace este muchacho con el cerebro)… que no lo entendemos y que lo estamos desestabilizando a Mau.

Lo mismo, dice que los kirchneristas somos minoritarios, que los más peores son los peronistas populistas… que no son kirchneristas… y que vienen a ser… no sé… los massistas?  y son esos lo que quieren desestabilizar a Miau!! (¿?) (pero si son aliados tuyos!!! Zonzo!!)

Creo que están teniendo un problemita con eso de si la sociedad  tiene capacidad de pagar los precios de la evolución y el cambio. Esto de las dificultades que la sociedad debe enfrentar, no?

Clarín lo inventa a Macri, lo auspicia, lo cubre, lo explica, lo vende, lo protege y lo sienta con Legrand… de ahí en más se tiene que encargar Mauricio…  Clarín no puede hacerlo todo… (Gerardo Fernández dixit) … 

Al tipo lo sacás de un guión de Durán Barba y te hace un desastre... No puede hacer en vivo NADA. Tienen que grabar para poder cortar y remil editar… y así y todo, la caga.

Es un peligro el chabón…  se sube a un ascensor, charla informalmente con la Primer Ministra inglesa Theresa May, y ni bien se baja… dice por los medios que van a abrir conversaciones por Malvinas (no confío mucho en el inglés de Mau… qué será lo que le habrá dicho la Tere…)


DESMENTIDA INTERNACIONAL

Uno piensa que el tipo no  puede ser  inmune al aprendizaje… que tarde o temprano va a aprender… pero parece que sí, ES INMUNE AL APRENDIZAJE:

Se reúne con Felipe Gonzalez…a solas... sale y va y le cuenta a Madzelo Bodelli lo que hablaron... Madzelo va y lo publica… 

                  DESMENTIDA INTERNACIONAL BIS

Quedan todos como el orto… Felipe por lo que dicen que dijo… Miau por deschavarlo… Bodeli por mentir… un verdadero desastre. Ay Mauricio. Y todo para pegarle a Cristina, que representa a un sector re minoritario, no?

La operación Mauri  con su bonita familia y Mirtha Legrand salió mal y terminó en papelón, igual que la del bondi con actores, la de los timbreos a casa de partidarios, la de saludar al vacío, la de reírse a carcajadas en la Peugeot mientras los obreros lo reputean, la de ser buen tipo… 

Puros papelones. Cada vez que hace algo espontáneo, justo pasa un fotógrafo para inmortalizarlo.

A Caballero (vuelvo a la radio) todo esto lo hace acordar a De la Rúa cuando le habían dicho que golpee la mesa para demostrar que tenía carácter… que estaba al mando… que no gobernaba el grupo sushi… Antoñito, Lopérfido y Lombardi… (qué recuerdos, no? Pensar que muchos están reciclados en el poder, de nuevo…)

Y cuando De la Rúa se cae, se cae solo, por inútil… por no saber cómo encontrar el rumbo económico, por quemar las naves trayendo a Cavallo y quebrando el país. Nadie lo empuja. Se cae por inservible. Se va por los techos. Aunque quiera echar culpas y decir que lo voltearon.

Ahora nadie le está pateando el banquito a Mau, es su inoperancia, su incompetencia. Es la política económica que implementa… Se la pasa escupiendo al cielo… 

El tipo es un torpe, un ignorante, un desangelado al que no le pueden inventar un carisma ni con el mejor equipo de mentir de los últimos 500 millones de años, aunque pongan cien  call centers a aparatear en las redes, no le pueden inventar una sensibilidad ni sacándole 600 millones de fotos abrazando niños (los niños no se dejan, viste?). 

El tipo es un desdeñoso, un fatuo, un indolente y un despectivo. Y se le nota a la legua por más que se saque fotos con actores disfrazados de obreros felices.

Se te nota lo que no sos y lo que no tenés, Mauricio Macri! 

Y resulta que todo el que lo critica porque hace mal las cosas… es K. No tienen otra respuesta… 

La ONU es K. 
La CIDH es K.
PODEMOS de España es K
Trump es K.
Franco Macri es K. 
Mirtha es K. 
La Nación es K. 
Los docentes son todos K.
 Y ahora… Chomsky es K!!!!!

Dejate de joderrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!!!

Lo más preocupante es que este muchacho Rozitchner es el filósofo detrás de todo esto… 
Es el tipo que le da las coordenadas de pensamiento al mundo PRO… Y piensa que la sociedad “no está a la altura” de Macri… 

Miau  es un tipo acorralado por sus propias torpezas, por su insensibilidad, por su ignorancia y desconocimiento, por sus prejuicios, por su pedantería… si no estamos a la altura de ese zócalo de sótano…. Estamos perdidos, amigos!

Pero bueh…  De un lado Noam Chomsky, del otro Alejandro Rozitchner. 

No más preguntas, su señoría… la fiscalía descansa… 



.........................................





16 marzo 2017

LA POSVERDAD


“Posverdad”  es un término nuevo que se usa para describir un modo de manipulación de la opinión pública, en el que se apela a creencias personales y a lo emotivo, desconectándose de los hechos objetivos, de la realidad, de los datos duros, con el objetivo de actuar sobre la realidad.

Para algunos -entre los que me incluyo-  la posverdad es sencillamente una mentira, una estafa.  El problema es que muchos la creen porque aparenta ser verdad y porque confirma su opinión sobre algo.  La trampa es que no importa si es verdad o no, mientras valide su opinión, y le permita actuar sobre la realidad como si aquello fuera cierto.

Creo que esto empieza con un periodista estadounidense, Eric Alterman, que habló de un "ambiente político de la posverdad" y acuñó el término “Presidencia de la posverdad" para referirse a la presidencia de George W. Bush.

Las declaraciones de Bush y sus ministros después del atentado a las Torres, desconectaron a la opinión pública de los hechos de la realidad y generaron una posverdad redonda y perfecta para sus intereses: Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva. Era un peligro, había que acabar con él. 
Contaron, claro con la inestimable ayuda de Tony Blair, José María Aznar y el inefable Silvio Berlusconi.

Las armas de destrucción masiva, que no existían, justificaron la invasión a Irak y el asesinato de Hussein. Para cuando se descubrió que no existían las armas de destrucción masiva, ya se habían cumplido todos los deseos de Bush &Co y todo era irrelevante. Hasta los centenares de miles de muertos.

Esa gente se dio cuenta de que no necesitás hechos, ni que sea realidad, simplemente ¡podés mentir! ... Contando con un buen sistema de medios de comunicación, podés hacer creer a la gilada lo que se te cante.

En el ámbito latinoamericano, Durán Barba escribió todo un libro al respecto. “El arte de ganar” lo tituló. En ese libro se describen toda clase de operaciones, manipulaciones, distorsiones, espionaje. Las herramientas más indignas, repugnantes e impresentables. 
Durán se jacta de haber provocado el suicidio de un candidato, acusándolo falsamente de un abuso a un menor, o algo por el estilo.

Recuerden cuando Daniel Filmus denunció que un mensaje grabado preguntaba por teléfono a los votantes de la CABA qué pensarían si se comprobaba que el padre de Filmus, que era aquitecto, era socio de Sergio Shocklender.

El padre de Filmus, no era arquitecto, era un comerciante de 80 años en ese momento y no tenía ni el más remoto vínculo con Shocklender… 
O sea, la “posverdad” inventada por la empresa de Durán Barba y esparcida por medio de su call center (Connectic SRL), no tenía ni un solo punto de contacto con la realidad. 

Filmus hizo una denuncia penal, debe haber una causa en algún juzgado, pero el asunto es que perdió esas elecciones y Macri las ganó, logrando su reelección.  
No se puede afirmar que perdió las elecciones por esa campaña sucia, pero sirve para demostrar de qué son capaces. Lo que importó fue el hecho de hacer rodar una versión, aprovechando el alboroto por Shocklender.

No son errores, ni una casualidad permanente. Tienen el propósito deliberado de distorsionar o desinformar. 
Es “el fin justifica los medios”.

El mundo padece la posverdad. No creamos que esto es un fenómeno argentino.

El referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (en 2016) fue terriblemente manipulado.  La campaña a favor de abandonar la UE, usó cantidad de falsos argumentos, como el cartel que reza que se mandaban 50 millones de libras diarias, que se podían gastar en otra cosa. 

Ese argumento apelaba a la autoestima altísima de los británicos… nosotros somos ricos, ellos son pobres, los estamos manteniendo…

El debate filosófico respecto de si “los hechos” o “la realidad” son cosas relativas… si “la verdad” es relativa, si todo es materia opinable, todas esas discusiones no son accesibles a un público masivo. No tienen ni la difusión ni despiertan el interés de las mayorías.

Las redes sociales… esas cosas de doble filo…  
Por un lado tienen la capacidad de permitir que nos enteremos de cosas que los medios de comunicación no nos informarían jamás. Nos enteramos en vivo lo que pasa en cualquier lugar y en cualquier momento, siempre que haya alguien con un celular filmando o tomando una foto y subiéndola a Twitter o Facebook.

 Pero está el otro filo: una opinión reproducida miles o millones de veces, se transforma en algo tan satisfactorio como un hecho. Eso es una posverdad.

Al macrismo le encanta discutir la cifra de los desaparecidos durante la dictadura. Lo hacen a cada rato, Lopérfido, Avruj, Gomez Centurión, el mismo Macri (“No tengo idea si son 9 mil o 30 mil los desaparecidos. Es un debate en el que no voy a entrar"). Ajá.

Es angustiante y agotador tener que vivir explicando siempre lo mismo: está confirmado por documentos que enviaron los propios militares asesinos a la embajada de su madre patria, que para 1978 ya habían matado 22 mil personas. 
Y todavía tenían 5 años más por delante para seguir matando. 



Esa es una posverdad perfecta: discuten un número, como si 9000 desaparecidos fuera una tontera, una nimiedad. 
Siguen discutiendo una cifra, a pesar de las pruebas, porque desean minimizar la tragedia nacional provocada por la dictadura, a la que apoyaron y extrañan. 
Eligen estar cerca del verdugo y lejos de las víctimas.

La cifra precisa la saben los asesinos, amigos del macrismo… son igual de cínicos con todo.

Las "noticias falsas" son moda. Todo el tiempo se usan imágenes que pertenecen a otra cosa para instalar un tema, respondiendo a la pura conveniencia política. 

Como ejemplo, hace pocos días, en medio del conflicto docente…




Pusieron al Call Center de Marcos Peña a reproducir esto hasta el hartazgo por las redes sociales, hasta que alguien, se tomó el trabajo de buscar… y la foto era sacada de la página de Mercado Libre…
 

Así que ahí, esforzadamente, hay que hacer circular la verdad para derrotar esa mentira. Pero seguramente hay más de un Globerto que se quedó con la imagen de que Baradel tiene un BMW  blanco. 
Y te lo va a discutir hasta desgargantarse.

Los estrategas políticos de la posverdad quieren enseñarnos a vivir sin verdad y sin hechos. 
Piensan en los hechos de la realidad como algo que elegimos en un supermercado y nosotros, los consumidores de hechos,  optamos por la mejor oferta, la que más nos conviene según nuestros intereses, la que más se adapta a nuestra escala de valores, la que mejor satisface nuestro deseo de odiar o amar...

Te reducen 12 años de gobierno kirchnerista, a una frase lapidaria: “se robaron todo”. Punto.

Se termina ahí. Ese es EL HECHO. Esa es LA VERDAD. Fueron al supermercado de realidades y compraron esa realidad inmodificable e indiscutible.

El consumo de hechos a voluntad es peligroso para la salud mental, social y política del consumidor. Pero no les importa mucho que digamos, porque se sienten reivindicados, confirmados y representados por esa opinión, a la que consideran una verdad indiscutible.

Afecta su salud mental porque se convierten en energúmenos repitentes de un puñado de slogans, que terminan no explicando nada y vaciando todo de contenido.

Afecta su interacción social, porque con los únicos que pueden conversar es con los que están de acuerdo con sus slogans, así que los repiten a coro un rato… y termina siendo aburrido. Con la otra mitad de la sociedad, no pueden hablar sin cagarse a puteadas.

Ni hablemos de lo que los afecta políticamente, porque cuando se quieran acordar… van a estar otra vez en la lona, golpeando las paredes como en el 2001. Lástima que nos habrán arrastrado a todos.

La mayor desventaja del consumo de hechos a voluntad es que más temprano que tarde, el hecho comprado se autodestruye, por obra y gracia de su naturaleza: PORQUE ES UNA MENTIRA.

Ponele: En el estante del super está la posverdad “hay que dejar de subsidiar a los vagos, estoy harto de mantener vagos, garrálapala”. Al lado está la posverdad asociada “hay que sincerar las tarifas, todo es una gran mentira kirchnerista, para robar

El usuario de posverdades va y compra. Ambas, porque es un combo. 
Y eso deriva en que le retiran el subsidio de la luz y del gas, del que también él se beneficiaba. Y le aumentan el 1000% las tarifas. Así que ahora va y paga mucho más de luz y de gas… pero paga callado. 
Y aunque se da cuenta de que compró falsificaciones, grotescas imitaciones de hechos de la realidad, y que los compró porque le convenían para su desprecio y odio de clase… tal vez se justifique pensando “pero al menos no están más estos negros en el poder”… y aguantará así hasta que estalle y salga con un palo a golpear un portón gritando “que se vayan todos”.

Ahí reside la mayor desgracia de esto: se va deteriorando la confianza en las instituciones, en las estructuras, en la política, en los políticos, en los medios de comunicación… 
Y todo es beneficio para la antipolítica. Nadie confía en nada… Nadie es confiable… Todo es mentira. La verdad no existe… mi verdad, tu verdad… Individualismo a full.

El rol de los medios masivos es determinante.
Ya naturalizamos que un presidente tenga dinero no declarado en paraísos fiscales. 
Ahora hay que separar al Mauricio Presidente del Mauricio hijo de Franco, empresario. Son dos personas diferentes, con diferentes intereses… jajja!  
Esa es la nueva posverdad que nos están empujando por la garganta. 
Andá a separar la harina del pan, pelotudo!…

Nos espera una lucha cruel y mucha, como siempre.

Conocer al enemigo y sus subterfugios es importante para derrotarlo.
No hay profundidad intelectual en estos tipos. No son genios ni personalidades brillantes. No hay que esforzarse para descubrir lo que hacen. No son tan inteligentes… 
Son vivos, y carecen de escrúpulos.

Lo que hay, es una superficialidad, una estupidez, una arrogancia de una  sociedad de mierda que ha encumbrado a estos tipos frívolos a un nivel que no merecen.

Ya pasamos cerca de este lugar en los 90…  cuando uno salió a decir que era la muerte de las ideologías, el fin de la historia. 
Eso quisieran.

Estos últimos días dejaron descansar al demonio Baradel y la emprendieron contra el demonio Indio Solari, al que están linchando mediáticamente con una saña tremenda.

Me encantó cómo agradecieron las Abuelas al Indio, por siempre participar de la lucha por la búsqueda de los nietos que faltan, y el deseo:


Que la verdad triunfe sobre la mentira”. Amén.



...........................................






....................................................................

Related Posts with Thumbnails