06 agosto 2008

PENSANDO COMO UNA ACELGA

¿Qué te pasó, Dulce Cecilia?

¿Se te volaron los pájaros?

Me desconcierta porque hace poquitos días anduve leyendo tu blog...

Pensando con Cecilia



A mis queridos amiguitos, los invito a visitar el blog de Cecilia, pleno de ínfulas de nueva gran pensadora analista política nacional...

Hay que ver las afirmaciones, los puntos de partida de sus “pensamientos”... sus conclusiones!!!! respecto de la crisis del campo.

Para ella el conflicto con el campo no es de naturaleza económica, tampoco de naturaleza política...


"Cuando consideramos a la política en un sentido agonal, como lucha por acceder y mantenerse en el poder, la racionalidad sigue siendo un componente importante del concepto."


span >(AGONAL= gimnástico)

Cecilia se pregunta: "¿Existen componentes ideológicos en este gran problema nacional?" y se contesta: "Por supuesto que sí."

Pero entiende que estos problemas ideológicos residen en las consignas del oficialismo para atacar a los productores del campo. Por eso de llamarlos oligarcas.


"Ahora se trata de quedarse con la renta de los sectores productivos. El “Tu” trabajas, “él” trabaja, “ellos” trabajan... y “nosotros” disfrutamos las ganancias, parece ser el lema de la nueva visión progresista."


Y se sigue preguntando...

"¿Por qué este empecinamiento por mantener y avivar el conflicto? Esa es la pregunta que no encuentra respuesta en una mente sana y bien intencionada." (...) "Y ese es el problema de fondo. La prudencia y la racionalidad política sólo pueden esperarse y exigirse a una persona equilibrada mental y emocionalmente. El problema de Néstor, que se traduce a Isabelita, perdón, a Cristina, es de orden patológico.


(uh... sarcasmo...)


Y se despacha con un análisis de la personalidad de Néstor Kirchner:
"Enfermo de poder, con fuertes complejos de inferioridad, el emperador sureño no puede aceptar que se discuta su pensamiento. Como todos los que se creyeron iluminados en la historia, no comprenden el ejercicio de la política desde el consenso. No les importa si algo es bueno o malo para el conjunto. Lo importante es que se respete su voluntad todopoderosa. No importa que esa actitud los lleve a la derrota. Es preferible el fracaso más estrepitoso, que aceptar humildemente haber cometido un error. Y pobres de aquellos que se atrevan a contradecir sus mandatos divinos..."

Así que, desde su moderación y buen criterio, propone que se establezca un "examen psico-técnico para acceder a puestos públicos. Mientras tanto, sigamos rezando para que Cristina Kirchner asuma sus responsabilidades, ordene ponerle un chaleco de fuerza al marido y comience a gobernar para todos los argentinos. Pidamos también porque la sociedad no caiga en la trampa. El nuevo Nerón está buscando excusas para incendiar nuestra patria... y es responsabilidad de todos apagar el fuego de la violencia."


(no me hagás reír que tengo el labio partido...)

Y remata:

"Hoy más que nunca, me parece muy atinado seguir el consejo del Editorial de la Revista B1 Nro 10: “Nadie debe alentar, implorar, favorecer, etc, desestabilizaciones de ningún tipo que puedan convertir en víctima a este gobierno montonero... La hora de la verdad, en las urnas y en los tribunales, les tiene que llegar de forma clarísima, por vía del voto del pueblo argentino en las elecciones de 2009 y 2011”.

Es decir, las conclusiones de Pando es que están todos locos... en ningún momento se le cruzó por la cabeza el tema de la redistribución de la riqueza... de repente... le copa el consenso y las vías democráticas... y los manda al psicólogo...

Ahora dice que perdió los estribos y que nunca amenazó a Duhalde. Lástima que todos vimos cientos de veces por la tele que le decía "Te voy a matar con mis propias manos"... "Me voy a encargar yo de hacerte mierda"

Reculator Pando ahora llora por los medios "Yo no lo amenacé de muerte. Yo le dije 'yo te voy a llevar a la Justicia'. Yo me señalaba el cuello y lo señalaba a él"... "Si me entendió mal, le voy a pedir disculpas".

No te entendimos mal querida, te entendemos perfectamente. Y las disculpas podés ir metiéndotelas en el orto.


Ay Diossss...

8 comentarios:

Jack Celliers dijo...

El blog evidentemente no lo escribe ella sino alguno de esos rancios fachuelos a los que les gusta referirse vagamente y sin demasiado tino a la polis griega (suelen quedarse un poquito más atrás que el '45).

La palabra "agonal" se refiere a los certámenes o juegos - particularmente relacionados con la lucha - que se celebraban en las fiestas en honor del dios Jano o el dios Agonio. Por extensión "agonal" significa "relativo a la lucha o el combate".

Huelga aclararlo: Cecipando no tiene la más remota noción de nada de esto, la más hedionda de las ratas lleva una existencia más digna que este amasijo de células con desencajada jeta de marimacho. Su cerebro apenas le alcanza para cumplir con las funciones biológicas indispensables... Y no me hagan entrar en detalles por favor, que es un día agradable.

Sólo sugiero considerar que si se tratara de cualquier hijo de vecino ya hubiera sido inmediatamete detenido por amenazas de muerte a un juez. A ver si logramos ponerle coto a esta miserable.

LuzVelita dijo...

Si, Jack... Duhalde decidió no denunciar las amenazas y los jueces se hicieron los pelotudos. Tampoco entiendo porqué.

Jack Celliers dijo...

Sencillamente no pueden hacerlo, todo el sistema está al servicio del poder burgués.

Es notable comparar esta lenidad con la criminalización de la protesta social y el acotamiento estricto de los criterios jurídicos cuando se trata de gente que protesta porque tiene hambre.

Horacio Ricardo Palma dijo...

Las pelotas de Cecilia Pando

Quienes se empeñan en negar la guerra que Argentina vivió en los 70. Una de dos. O son ignorantes. O son mentirosos.


Los ignorantes no tienen culpa. Han crecido escuchando la Historia Oficial contada por uno de los bandos de aquella guerra: los terroristas.



Y para que los ignorantes sepan lo que ignoran, estamos cada uno de los que, desde hace tiempo nos tomamos en serio la difícil tarea de contar La Otra Parte de la Verdad, como bien reza el título de la zaga documentada del Dr. Nicolás Márquez.



Y digo “difícil tarea”, pues cada uno de los que nos hemos abocado a ella, hemos sido cuestionados con epítetos, denuncia y cuestionamientos.



Debo decir que al principio pensé que la lucha sería infructuosa. Pensé que nuestras voces se acallarían en algún momento, por temor, o por esa puta comodidad burguesa. Me equivoqué. ¡Por suerte me equivoqué!



A lo largo de estos años, muchas voces se han sumado a la difícil tarea de contar la Verdad que falta. Inmensa tarea de desenterrar la historia que durante tantos años nos han tapado con toneladas de mentiras.



Hace 8 años, había que hurgar mucho para encontrar alguna voz disonante, ante la mentira impuesta por los Organismos de Derechos Humanos que, en Argentina, manejan a su antojo un grupo afín al terrorismo que sembró con muerte este país en los años 70. Bueno es ver que hoy, no hay que esforzar como antes la búsqueda para encontrar voces y gritos que gritan la Memoria Completa. Cada vez somos más los que, desde nuestro pequeño gran lugar, nos empeñamos en gritarla.



Los mentirosos son harina de otro costal. Digo, aquellos argentinos que, habiendo vivido de cerca esa guerra demencial que el terrorismo desató en Argentina desde los 60, y que se intensificó descomunalmente en los 70, pero que hoy declaman un discurso plagado de eufemismos para negar esa guerra sangrienta, son injustificables.



Más injustificables son aquellos que lucharon aquella guerra junto a los terroristas, y ahora mean discursos de agua bendita. Es increíble que Eduardo Luis Duhalde sea hoy Secretario de Derechos Humanos en Argentina, y que sea la voz cantante de las parodias judiciales con las que se pretende juzgar una guerra de hace 30 años.



Duhalde editó la revista Militancia junto a Ortega Peña, donde Montoneros publicaba una columna. Duhalde fue pata importante de los jerarcas del terrorismo que, estando encarcelados y siendo juzgados por los jueces de la nación, mataron al guardicárcel Valenzuela, robaron un avión de línea, secuestraron al pasaje y huyeron a Chile.



¡Despertemos!… los terroristas de ayer, encaramados hoy en lo más alto de la política argentina, siguen en guerra. Y no lo ocultan.



Obviamente que con otras formas. No están ahora combatiendo con fusiles, ni con secuestros, ni con ajusticiamientos revolucionarios, ni con bombas, ni con torturas en sus “cárceles del pueblo”…no, hoy están mimetizados en la fachada democrática.



Ya no publican “partes de guerra” desde la clandestinidad con mimeógrafos para justificar muertes y asesinatos. Pero su discurso violento para justificar los actos de terrorismo no ha cambiado nada. Y están ahí. Están en el gobierno, están en las bancas, están en las aulas, están en los estrados, están en los organismos oficiales, están en las fábricas robadas, están detrás de las cámaras, y delante, y están detrás de los micrófonos. Ahí están. Los vemos gritando sus gritos de guerra, escudados en la in imputabilidad de los pañuelos blancos.



Les cuento brevemente mi caso.



Yo soy de una ciudad más bien pequeña de Entre Ríos. Gualeguay. Cuando hace muchos años comencé a escribir en los distintos medios de mi ciudad, muchos de los terroristas de ayer (que también los hay en mi ciudad, y no son pocos), iniciaron su lucha “democrática” para callar al “facho”. Primero con denuncias por “apología del delito”. Luego con presiones a los medios en los que yo escribía.



Es más, el director del diario para el que yo escribía “gratis” hace muchos años, un día dejó de publicar mis notas sin darme explicaciones. Tampoco se las pedí. Pero seguí adelante. Hoy en mi ciudad, ocho años después, ya es común poder leer y escuchar la Otra Parte de la Verdad sin que nadie se escandalice al leer un artículo en defensa de lo actuado por las fuerzas armadas y de seguridad en los 70.



Por la radio han pasado muchas de las Víctimas del Terrorismo. Arturo Larrabure, José María Sacheri, Isaac Barrios. Por las páginas del Semanario también. La Sociedad de Escritores de Gualeguay, en un acto que enaltece a sus socios, desestimó las quejas de cierto sector para que yo no pudiera ocupar un lugar en la lista de autoridades. Ya sé, lo que haya podido hacer yo es poco, y hasta parece casi nada. Pero imaginemos eso poco, multiplicado por cientos o por miles. Las grandes distancias comienzan con el primer paso. “La única lucha que se pierde… es la que se abandona”…je.



Y como estoy convencido de que no hay peor cosa que no hacer nada, nunca tuve reparos en estar del lado de los que prefirieron no callarse.



Presenté el libro de Norberto Cozzani junto a Karina Mujica, no cuando a Karina la aclamaban 10.000 personas en Plaza San Martín y se empujaban para estar a su lado, sino cuando Karina había caído en desgracia. Y acompaño como puedo la lucha de la doctora Victoria Villarruel, de Cecilia Pando, de Horacio Zaratiegui, de Nicolás Márquez, de Arturo Larrabure o de Carlos Manuel Acuña… es que en mayor o en menor medida, todos ellos (cada uno con su estilo, a su tiempo, y cada uno de ellos con errores y aciertos) han sido responsables de que hoy no sea mala palabra hablar de los militares argentinos que combatieron al terrorismo.



Gracias a ellos, contar la verdad ya no es sinónimo de ser “golpistas”.



Sí, ya se que muchos de los que estamos en esta lucha, no de “defender la dictadura” como dicen algunos, sino de contar aquella guerra que nos impuso el terrorismo internacional, tenemos opiniones diversas y discordantes sobre ciertas persona y sus modos de lucha. Pero modos aparte, yo respeto la valentía de los que pusieron “las bolas”, aún a riesgo de perderlo todo. Sabiendo que no había nada para ganar.



Enviar cadenas de mail es una lucha más, y está bueno. Sí. Pero convengamos que acompañar a los presos en las cárceles, y a sus familias, organizar asociaciones y mantenerlas con vida, dar charlas, publicar notas y libros con nombre y apellido…no es una lucha que hace cualquiera. Y por eso me duelen las críticas livianas de los que no hacen nada, contra los que desde hace mucho tiempo… hacen siempre.



Me duele en el alma la cobardía del “¡Animémonos…y vayan!”



Por ejemplo, un grupo de gente se organizó para publicar B1, una revista que llega a todo el país y que cuenta la historia que los terroristas se empeñan en ocultar. ¿Cómo puede ser que no haya nadie que apoye económicamente su edición? ¿Cómo puede ser que cada número sea un parto incierto?

¡¡Los terroristas siguen en guerra!! Y mientras ellos arrasan, nosotros…nada.



Resulta patético saber que ciertas Promociones hacen colectas para festejos de fin de año, pero olvidan sus muchos presos y sus familias.



Y si nosotros no entendemos que los terroristas de los 70 siguen en guerra, entonces… estamos en problemas.



Si no entendemos, por ejemplo, que los terroristas involucrados en los hechos de Trelew en 1.972, se han tomado con paciencia su revancha y han conseguido al final su Ley del Talión, comandada ideológicamente por el mandamás en Argentina de los Derechos Humanos, un tipo que en los 70 era abogado de los terroristas y editor de su órgano de información revolucionaria, la revista Militancia, y que ahora se hace el ofendido cuando Cecilia Pando se lo grita en la jeta, entonces… pobre de nosotros.



Eduardo Luis Duhalde es un caradura, pero seamos sinceros, la única que se lo gritó en la cara fue Cecilia. Así que no me vengan ahora los modositos de las cadenas de mail, a criticar los modos de Cecilia, ni mucho menos, a cuestionar a Pedro Mercado, su marido y compañero. Porque las pocas veces que he asistido los martes a Plaza de Mayo, al homenaje que ellos hacen a las Víctimas del Terrorismo de Argentina, he visto a pocos de los criticadores de “modos y actitudes”.



Eduardo Luis Duhalde, el hoy mandamás de los Derechos Humanos en Argentina, ha defendido desde siempre con la pluma, la espada, la palabra y el silencio, la ley del ojo por ojo. Recorramos el largo espinel tras aquellos sucesos del Penal de Rawson, donde estaba detenida y a disposición de la justicia, la cúpula más notable del terrorismo latinoamericano.



Los más importantes terroristas de entonces pudieron huir abandonando a sus compañeros. Y los abandonados por la runfla de traidores que huyeron a Chile y luego a Cuba, murieron. La mayoría en un intento de fuga…los restantes en sucesivos enfrentamientos. Más de 30 años después, los traidores que huyeron en aquél avión, con aquél abogado de apellido Duhalde a la cabeza, han culminado la venganza que se juraron. Mataron al juez Quiroga, que los había juzgado. Asesinaron a Quijada, el jefe naval que dio la noticia al público. Y persiguieron y encarcelaron a todos aquellos que tuvieron algo que ver con la base Zar, donde los terroristas abandonados por sus compañeros quedaron detenidos tras la fuga. 36 años después, hasta hicieron museos de memorias mentirosas que ofenden nuestra historia, con placas de bronce que llaman Héroes, a los asesinos de Trelew.



Ellos siguen en guerra. ¿O a alguno les cabe duda?



Tucumán fue el sepulcro del terrorismo. Los terroristas de Argentina intentaron su Vietnam en los montes tucumanos. Y desde 1.973 hasta 1.976, libraron una guerra cruenta que tuvo en vilo a toda la población civil. Los terroristas declararon la guerra en Tucumán. Lo dijeron. Lo publicaron. Lo hicieron. Y ahora, resulta que son las víctimas.



Casi 100 efectivos de las fuerzas de seguridad de la Nación Argentina, murieron en aquella guerra de los montes tucumanos de manera directa. Una cantidad similar de soldados y policías quedaron heridos o mutilados. Murieron civiles…murieron chicos. El pueblo de Tucumán, y el de la Argentina toda, siempre repudiaron al terrorismo. Por eso los asesinos dementes como Santucho nunca pudieron tener aquí su Sierra Maestra. Prueba irrefutable, es que el General Antonio Domingo Bussi, veterano de aquella guerra de Tucumán, llegada la democracia ganó 11 de las 14 elecciones a las que se presentó.



El terrorismo de Argentina, en Tucumán, se levantó en armas contra el gobierno peronista. Y la comandante en jefe del Ejército Argentino, que en 1.975 mandó por decreto a “ejecutar las operaciones militares necesarias a los efectos de neutralizar y/o aniquilar el accionar de los elementos subversivos que actuaban en la Provincia de Tucumán”, era la mismísima viuda del General Perón: María Estela Martínez de Perón. Pero ahora, los terroristas se hacen llamar “idealistas por un mundo mejor”.



Esta semana vimos varios actos de guerra…y van. El general Bussi es llevado a juicio en silla de ruedas y con mochila de oxígeno por los terroristas que hace 30 años tomaron por asalto a la democracia argentina. Ante un tribunal patético, que se presta al circo de una platea atestada de pañuelos y pancartas y gritos. Una verdadera barra brava.



Si esto es justicia…estamos en problemas. Esto no es justicia, por eso estamos en serios problemas.



Descaradamente la Ministra de Defensa, doña Nilda Garré, ex esposa de Abal Medina, y ex cuñada de uno de los secuestradores y asesinos del general Aramburu, dice: “Las solidaridades corporativas que se mantengan con acusados de terrorismo de Estado, perturban seriamente el proceso de reconciliación con la sociedad.”. Se lo dice al jefe del V Cuerpo de Ejército, general de brigada Oscar Gómez. Es que por esos lares, a un militar se lo ocurrió fugarse de la cárcel.



En Argentina, por cualquier pelandrún que está dos años sin sentencia, los organismos de derechos humanos desatan un escandalete de Tratados Internacionales, pero resulta que hay cientos de militares hace más de 5 años presos sin sentencia, y a nadie se le mueve un pelo. Hasta a Barreda, un asesino que mató a toda su familia, le concedieron prisión “pochidomiciliaria”. Mientras tanto, militares de 82 años mueren en cárceles comunes sin asistencia médica, sin que nadie chiste. Es más…la Ministra ordena: “evitar cualquier tipo de respaldo o “contención” a los militares acusados de delitos ocurridos durante la dictadura”.



¿Se entiende no?…hay que dejarlos solos como a perros. “Al enemigo, ni justicia”.



Ellos siguen en guerra. Y nadie se anima a mandar a la Ministra a la puta madre que la parió.



En Corrientes, también esta semana, y también en un circo de tribunales especiales, fueron condenados varios veteranos de guerra de Argentina… leamos lo que los terroristas detrás de los micrófonos contaron: “Cuando terminaba la lectura de las condenas, la agitadora política en favor del terrorismo de Estado, Cecilia Pando, interrumpió a los gritos de “cobardes” contra los miembros del tribunal y amenazó con “te voy a matar con mis propias manos” al secretario de DDHH de la Nación, Eduardo Luis Duhalde”.



Amigos, nos guste o no, hay que admitir que estamos en una guerra. Ustedes póngale el nombre que quieran. Cada uno sabrá cómo librar su batalla.



¿Está mal fugarse de una justicia totalmente parcial, manejada por el enemigo?… se me hace difícil decir que sí.



¿Está mal indignarse como lo hizo Cecilia Pando?…no me jodan, es lo mismo que les escucho decir a muchos todos los días. Es lo mismo que grito yo frente al televisor. Solo que ella tiene “las bolas”.



Y esas valentías…incomodan a los cobardes.

Horacio Ricardo Palma

eltocomocho dijo...

palma: no sé a quién carajo querés convencer con tu media verdad (que claro, es una mentira entera).
usa tu tiempo en algo más productivo que andar defendiendo gente que no lo merece.
¿no te llaman la atención los centros clandestinos de detención?

¿o los cien chicos que recuperaron su identidad después de 30 años?

¿o que tiraran a la gente metidas en bolsas desde aviones al río de la plata?

¿o las fosas comunes con cadáveres nn?

te cuento que el padre de un amigo, que era comisario cuando nosostros éramos chicos, tenía una casa a donde su hijo, y por tanto nosotros, teníamos prohibido entrar, porque ahi guardaba miles y miles de elementos robados en procedimientos clandestinos a sus víctimas.

pero para qué te explico, los hechos hablan por sí mismos y las condenas a tus amigos llegan desde todos los foros de jurisprudencia internacional (de hecho la injusticia argentina está bastante rezagada con respecto a lo actuado por jueces de otros países o tribunales internacionales).

aparte, para qué venís acá? nos querés recuperar?
no rompas las pelotas man, andá, juntate con tu cecilia, con tu larrabure y háganse la paja todos juntos.

tu guerra no fue ninguna guerra, fue una masacre que los milicos llevaron adelante con una impunidad alevosa.

además, todas las víctimas de la guerrilla fueron reivindicadas, cobijadas y subsidiadas por el estado argentino. no tuvieron que estar 30 años pidiendo justicia y que les devuelvan los cuerpos de los muertos.

tu guerra es tan parecida a la invasión de eeuu a afganistán o a irak, que bien podrías gastar un poco de la media neurona que pende en tu vacía cabezota para tratar de ver sin prejuicios (aunque sé que eso es imposible).

y andá a llorar a tu iglesia, y si podés, arrepentite de tus pecados y de defender pecados ajenos, pero si no podés, por lo menos dejate de romper las pelotas con tu cruzada que lleva una esvática como bandera.

Horacio Ricardo Palma dijo...

eltocomocho, repasá los últimos 4 post de por aquí, y me decís luego quién es el onanista con Bussi, Menéndez y Pando.
Yo opino, y con mi opinión no pretendo más que eso. Contar mis cosas. No tengo con ello ánimo de "recuperar" ni adoctrinar ni dar cátedra...doy mi humilde opinión que, como aprendí desde chiquito...es tan válida como la de los demás.
Con respecto a los nietos recuperados, tengo un amigo que pasó por esa pesadilla...pero como la historia es larga, y no es mi intención contarla en blog ajeno, si querés conocerla (a lo mejor te intersa saber que Abuelas también es política y negocio además de lucha)podés leerla en mi blog.
Un abrazo, y gracias a Luz por prestarme su espacio, a pesar de las diferencias...
Atte.
Horacio R. Palma

Anónimo dijo...

Esta buena la huacha. El odio le afea la expresion pero esta buena la huacha.

¿no hay fotos de Cecilia en bolas?

Sguffalo Bill dijo...

Para a minquia a feeka es melhor que o culo.

....................................................................

Related Posts with Thumbnails